UNA HISTORIA EN TRES ETAPAS

BREVE HISTORIA DE LA PRIMERA IGLESIA PRESBITERIANA DE MEDELLIN

BREVE HISTORIA DE LA PRIMERA IGLESIA PRESBITERIANA DE MEDELLÍN

 

Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo.

1 Corintios 15: 57

 

Desde 1889 a 1939.

La Iglesia Presbiteriana es la primera organización protestante que se asen­tó de manera definitiva en el departamento de Antioquia.

El misionero estadounidense Juan G. Touzeau salió desde Bogotá rumbo a Medellín el 24 de septiembre de 1.889. Llegó a “la Capital de la Montaña” en compañía de su familia. El viaje duró 20 días. Aprovechó para ir por cada población testificando y ofreciendo Biblias. En el recorrido logró la venta de más de cien Biblias. Al llegar a Medellín buscó hospedaje en un hotel y allí estuvo por varias semanas, hasta que arrendó una casa de propiedad de Pedro Herrán, hijo del General Pedro Alcántara Herrán expresidente de la República.

El 17 de noviembre de 1889 se dio el primer culto con la asistencia de unas pocas personas, la mayoría de ellas atraídas por el canto evangélico, que era algo muy diferente a la clase de música que la gente de Medellín estaba acostumbrada a escuchar.

La esposa de Juan Touzeau era una misionera muy comprometida y activa, inició una escuela primaria para niños con muy pocos estudiantes, pero pronto el número creció significativamente y luego se llamó Colegio Colón, y finalmente Colegio Americano.

En 1893 Juan Touzeau adquirió con recursos propios un lote más amplio donde fue construido el templo, la escuela y la casa pastoral. El templo se hallaba en la mitad de las otras dos construcciones.

El reverendo Touzeau promovió las misiones en la iglesia y se desplazaba a llevar las Buenas Nuevas por otros lugares del departamento de Antioquia, entre ellos: Santa Fe de Antioquia, Santa Rosa, Urrao, Concordia, Bolívar, Andes, Don Matías, Jardín, Támesis, Amalfi, Remedios, Rionegro y otros lugares más.

En 1891 Juan Touzeau inició la publicación de un periódico al que llamó “El Evangelista Colombiano”, con el fin de alcanzar más personas y familias con el mensaje del Evangelio. Touzeau enviaba miles de ejemplares del periódico a personas de muchas partes del país. La hojita viajera llegó a recorrer montes y llanos. Cartas llegaban a Medellín desde la Costa, del Cauca, del interior del país y de los Llanos Orientales con preguntas y dudas sobre temas doctrinales, otros daban testimonio de su fe y pedían ayuda en oración.

Dos cosas afectaron notablemente la marcha de la obra: La Guerra de Los Mil Días y el regreso de Juan Touzeau a los EEUU junto con su familia por causas de salud en 1907. La iglesia no halló disponible un líder para continuar con su crecimiento. Y por cuatro años permaneció sin pastor y misionero. En agosto de 1911 llegó a Medellín el reverendo Tomas E. Barber desde Bogotá. Este impulsó el crecimiento de la iglesia local y también la obra misionera realizando varios viajes, llegando con el mensaje hasta Aguadas, Salamina, Riosucio y Manizales en el departamento de Caldas.

En 1920 la iglesia de Medellín eligió su primer pastor nacional: el reverendo Sebastián Barrios, que había estudiado teología en Barranquilla. Después de él otros líderes nacionales se capacitaron para asumir posiciones de responsabilidad.

El 21 de julio de 1926 se llevó a cabo la Primera Convención Evangélica Nacional. El lugar de reunión fue la Iglesia Presbiteriana de Medellín, la organización estuvo llena de tropiezos. La jerarquía católica, intentó obstaculizarla, hasta el punto de realizar una manifestación antiprotestante el 19 de julio de 1926. El misionero protestante Alexander Allan acudió al ex presidente conservador Carlos E. Restrepo y al alcalde de la ciudad, Nicolás Vélez, en procura de preservar la Convención, cosa que se logró.

Al año siguiente se realizó la asamblea de pastores y líderes nacionales donde se consideró la necesidad de responder a la solicitud de pastores y evangelistas para nuevos grupos que se formaban como resultado del mensaje de los creyentes y de la literatura distribuida. Se resolvió abrir un instituto bíblico en Medellín para “preparar jóvenes como predicadores y maestros y también señoritas para otras actividades en relación con la causa de Cristo”.

               

Entre tanto que tenéis luz, creed en la luz, para que seáis hijos de luz.

Juan 12: 36

 

Desde 1940 hasta 1989.

En los inicios de la década de los 40s el número de creyentes aumentó en forma considerable, se abrieron nuevos campos de predicación, se hicieron valiosas mejoras en los templos y casas pastorales y había gran interés en todos los aspectos de la obra. Sin embargo, este floreciente avivamiento se vio afectado por la violencia política explotada con fines religiosos

Desde principios del 1948 la iglesia sufrió una serie de ataques contra los evangélicos y sus propiedades en algunos municipios de Antioquia con el propósito de que abandonaran la región y no practicaran su fe. En algunos lugares se interrumpieron los servicios. En Dabeiba los pastores y algunos creyentes después de un servicio fueron golpeados una noche al salir del templo. Una bomba de dinamita estalló en el andén de la casa pastoral causando graves daños al edificio. El 6 de noviembre de 1949, siendo la una de la mañana, estalló una bomba de mayor potencia que derribó la fachada del templo y devastó toda la construcción.

El 16 de diciembre de 1952 la iglesia de El Jordán fue incendiada por un grupo de aproximadamente 300 hombres que invadieron la región destruyendo casas y tomando para sí cuanto podían. Sin embargo, a las iglesias vivas, que son el pueblo de Dios, no las pudieron destruir. En la contienda entre el fuego de la violencia y la fe en Dios, puede más la fe.

En 1950 el pastor Aristómeno Porras ocupó el pastorado de la iglesia en Medellín, después de haber pastoreado por varios años en el departamento del Tolima. Ofreció sus dones al servicio del Señor y de la iglesia poniéndose al frente del “Evangelista Colombiano” por varios años.  Otros pastores colombianos se destacaron en esta época con sus grandes aportes entre ellos: Juan E Vanegas, Jaime Ortiz (exsenador y constituyente de la República), Roberto Argel y Arcesio Cruz.

Se ha pensado que Antioquia y Medellín han sido pueblos intransigentes e impenetrables para el evangelio, sin embargo, en esta amada iglesia Dios ha levantado entre ellos muchos fieles creyentes en Cristo.

               

Firmes y adelante huestes de la fe,

¡Sin temor alguno, que Jesús nos ve!

Jefe soberano, Cristo al frente va;

y la regia enseña tremolando está.

 

Desde 1990 hasta 2019.

La división de la iglesia nacional en 1993, la venta de algunas propiedades y el cierre definitivo del Colegio Americano en el año 2000 afectaron a la iglesia en los últimos años. Sin embargo, todo este tiempo Dios la ha sostenido dándole vida para que su pueblo se regocije en Él.

En el año de 2005 bajo el liderazgo del pastor Libny Cruz la iglesia inició el proyecto de fundación de la segunda iglesia presbiteriana de Medellín, hoy Congregación de Carambolas.

Los últimos veinte años ha sido de gran apoyo el acompañamiento de los seminaristas, estudiantes de teología en la Fundación Seminario Bíblico de Colombia. Entre Ellos: Nadim Hadechini, Doris Ramos, Dionicio Guerrero, Sixto Hernández, Efrén Martínez, María Isabel Serrano, Libny Cruz, Cielo Roa, William Urango, Argemiro Díaz, Samuel Patrón, Gabriel Ramírez, Yuly Fernández, Tatiana Varón, Luis Fernando Álvarez, Ferney Durango, Nelson Rojas y Juan Pablo López.

Hoy día la iglesia se moviliza, sueña con fundar otras iglesias en Medellín y sus alrededores. En la celebración de sus 130 años la iglesia quiere hacer realidad la visión de Alcanzar, Restaurar, Discipular a personas con la verdad de las Escrituras y la gracia de Jesucristo para Enviarlas a otras personas y familias.

 

Pastores Titulares de la iglesia desde 1889 hasta 2019.

 

Rev. Juan G. Touzeau (Fundador) 1889

Rev. Carlos P. Chapman 1908

Rev. Thomas E. Barber 1911

Rev. Sebastián Barrios (Primer pastor nacional) 1920

Rev. Julio Orozco 1938

Rev. Gustavo Villa 1942

Rev. Juan Librero 1944

Rev. Luis Quiroga 1948

Rev. Roberto Lazear 1951

Rev. Aristómeno Porras 1952

Rev. Antonio Welty 1956

Rev. Juan E. Vanegas 1961

Rev. Andrés Robb 1965

Rev. Jaime Ortiz H. 1967

Rev. Roberto Argel y Berta Argel 1974

Rev. Arcesio Cruz y Amparo Galindo 1977

Rev. Jaime Ortiz H. 1980- 1986

Rev. Javier Zárate 1980

Milciades Púa 1984

Rev. Roberto Fonseca M. 1988

La iglesia estuvo sin pastor titular 1991 – 1993

Rev. Mario Vergara 1994

La iglesia estuvo sin pastor titular 1997 – 2001

Rev. Roberto  Fonseca M. (moderador encargado) 1997

Rev. Gerard Van Ek (moderador encargado) 1999

Rev. Mario David (moderador encargado) 2000

Rev. Faustino Ramírez (moderador encargado) 2001

Rev. Mario David y Aidenira Urrego 2002

La iglesia estuvo sin pastor titular 2003

Rev. Bilfredo Calderín. (moderador encargado) 2003

Pastor Libny Cruz y Cielo Roa 2004

Rev. William Urango y Beatriz Giraldo 2006

Rev. Francisco Narváez y Lucinda Castro 2007

Rev. Sixto Hernández y Leydis Rosales 2015

 

Otros pastores y líderes

Rev. Luis E. Ramírez y Saskia Donner

Ministro ordenado de la Iglesia Presbiteriana que ha servido en el pastorado y como maestro-predicador. Entre nosotros ha oficiado Santa cena y asesorado a los pastores de la iglesia, al tiempo en que sirve como vicerrector académico y decano en la FUSBC.

Doris Ramos Rodríguez

Primera pastora de la Congregación de Carambolas, sirvió como anciana encargada de la iglesia en 2014. Actualmente es líder del proyecto de fundación de iglesia en Rionegro.

Andrés Alemán y Jhoana Guerra

Pastor de la iglesia de Carambolas desde junio de 2015 hasta la fecha. Comparte junto al pastor titular la predicación, ministración de la Santa Cena y los demás oficios pastorales.

Andrew y Amy Fields

Ministro ordenado de Iglesia Reformada de América que sirve (actualmente) como predicador, oficiando Santa Cena y acompañando a los pastores en la fiel preparación de sermones y enseñanzas. Es profesor de la Fundación Universitaria Seminario Bíblico de Colombia.

Johan y Astrid Klaasse

Misioneros de la Liga Misionera Holandesa GZB, enviado en 2019 Johan, junto con su esposa Astrid Klaasse y sus hijos para acompañar el proyecto de fundación de nuevas iglesias en Antioquia y Colombia.